QHALLALLAJ WIÑAY KAWSAY

 
QHAWAQARIY KAYKUNATA
1. Contacto
5. ASIRIKUNAPAJ
2. Home
4. TAPUYKUNAS
6. DECLARACION DOCTRINAL
7. QUESWA PARLAYTA YACHAKUY
KAWSAY WILLAY
 

6. DECLARACION DOCTRINAL


NOQA CREENI

I. DIOS TRINO
Creemos en un solo Dios, el cual es un ser personal y espiritual, creador, redentor y sustentador del universo, el mismo que se revela en tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, cada una de estas personas son idénticas en esencia y atributos pero difieren en operación, en teología “La Trinidad” (Gen. : 26, Dt. 6: 4, Is. 40: 28, Mal. 3: 6, Mt. 28: 19, Jn. 10: 30, II Cor. 13: 14, Stgo. 1: 17).
II. LA TRINIDAD
Creemos que la Trinidad es la doctrina monoteísta, que subsiste en una pluralidad de tres personas, idénticos en esencia y atributos, pero diferentes en operación.(Mt. 28: 19, Mr. 1: 9-11, I Cor. 13: 14).
 
III. DIOS PADRE 
Creemos en Dios Padre como primera persona de la Trinidad, posee todos los atributos de la deidad: Eternidad (Dt. 33: 27 Is. 40: 28), Inmutabilidad (Ma1. 3:6; Stgo. 1:17), Omnipresencia (I R. 8: 27), Omnipotencia (Ex. 6: 3; Sal. 91: 1), Omnisciencia (Sal. 139: 1-4) y otros.
Creemos que en su operación el Padre es creador, redentor y gobernador, Envía a su Hijo, nos predestinó, nos adoptó, nos escogió, nos bendice, juzgará en un día futuro, es padre de Israel, padre de Jesucristo, padre de los creyentes, traza los tiempos y es Espíritu
 
IV. DIOS HIJO
Creemos en Dios el Hijo como segunda persona de la Trinidad, como Dios posee estos atributos: eternidad (Jn. 1:1; Mq. 5:2), inmutabilidad (Heb 13:8), omnipresencia (Mt. 28:20), omnipotencia (Mt. 28:18)), Omnisciencia. (Jn. 2:24) y otros.
 
Creemos que en su operación Dios el Hijo tiene dos naturalezas divina y humana (la unión hipostática), murió, resucito y ascendió, perdona pecados, da vida, permite adoración, es creador, intercede por el creyente, envió al Espíritu Santo, es cabeza de la iglesia, nunca pecó, es el Salvador, volverá por los suyos y posteriormente establecerá su reino milenial, al cual le seguirá el estado eterno.
 
V. DIOS ESPIRITU SANTO
Creemos en Dios el Espíritu Santo, el cual posee estos atributos como Dios: Eternidad (Heb. 9:14), deidad (Hech. 5:3,4), omnipresencia (Sal.139: 7-10) Omnipotencia (Rom.15: 13,19), Omnisciencia (I Cor. 2:10,11) y otros.
 
Creemos que en su operación Dios el Espíritu Santo como persona: Habla, tiene sentimientos, se lo puede resistir, enseña, su obra en el mundo, el creyente y la iglesia es: Regenerar, dar dones, habita en el creyente, sellarlo, darle el fruto y llenarlo.
 
VI. LAS ESCRITURAS
Creemos que la Biblia (los 66 libros) es la Palabra de Dios y divinamente inspirada en su totalidad, además es la única regla de fe (porque en ella se encuentra todo lo que creemos) y de práctica (porque ella determina nuestra conducta).
 
Es divinamente inspirada porque fue el Espíritu Santo quien guió a los escritores humanos para que escribieran la verdad de Dios sin error en los manuscritos originales.
Ella es el alimento espiritual por medio del cual el creyente se fortalece, encuentra estímulo, consuelo, enseñanza e instrucción para su vida cotidiana en relación con Dios y los demás. (Jos. 1: 7, 8, Hech. 17:11, II Tim. 3: 16, I Ped. 1: 23, 25; 2: 2, II Ped. 1: 21).
 
VII. ANGELES
Creemos que los ángeles son seres celestiales creados por Dios, espíritus ministradores en favor de los herederos de la salvación (Col. 1: 16,17, Heb. 1: 14). La palabra ángel quiere decir mensajero enviado para el servicio a otro. Entre los seres angélicos hay dos clases, los ángeles buenos (Heb. 1: 14) y los malos o demonios (Ef. 6: 12).
 
Creemos que estos seres tienen jerarquía y cumplen diferentes ministerios: Los Querubines, seres de honor y protectores de la santidad de Dios (Gen. 3: 24, Ez. 28: 14); los Serafines, seres purificadores del pecado (Is. 6: 2-7) y los Seres celestiales quienes adoran y alaban al Dios Trino (Ap. 4: 8, 5:8-10), entre los ángeles que se nombran en la
Biblia se tienen los siguientes: 
Miguel= ¿Quién como Dios? (Dn. 12: 1, Jud. 9), Gabriel= ¿El poderoso de Dios? (Dn. 9: 21. Lc. 1: 26) y Lucifer= Hijo de la Mañana (Is.14: 12). Quien pecó al querer ser igual a Dios.
 
VIII. SATANAS
Creemos que Satanás es un ser creado por Dios el cual se reveló contra Dios su hacedor, y engañó a la tercera parte de ángeles, los cuales lo siguie­ron constituyéndose él en su jefe y ellos en sus siervos, a los cuales se los denomina demonios. (Is. 14:12-17; Ez. 28: 11-19; Ap. 12: 4).
 
Creemos que Satanás gobernó temporalmente la tierra, pero fue derrotado por nuestro Señor Jesucristo en la cruz del calvario, sin embargo su ejecución en el lago de fuego, fue divinamente pospuesta hasta después del reino milenial, tiempo que pasará atado. Pero mientras no llega su ejecución, engaña al mundo en la busqueda de establecer su reino falso, blasfemando y desacreditando a Dios, también puede tentar, afligir, acusar y atacar a los creyentes. Pero estos lo pueden resistir en el poder del Espíritu Santo y con la dependencia en Jesucristo. (Gen. 3:1-5, Job. 1, 2, II Cor. 11: 3, 14, I Tim. 3: 6, Stgo. 4: 7, I Ped. 5:8, 9, I Jn. 5: 19, Ap. 12: 4, 9; 20: 1-3, 10-13).
 
IX. DEMONIOS
Creemos que los demonios son seres creados por Dios, santos en su estado original, pero después llegaron a ser mensajeros de Satanás, tienen lugar en su reino y transmiten enseñanzas falsas. (Ef. 6:12; 1Ti. 4:1-3).Hay dos clases de demonios: Uno que son activos (Ef. 6:12) y otros que son pasivos atados o encarcelados. (Jud. 6; Ap. 1:9-11), de estos unos están encarcelados temporalmente y otros eternamente, ya que pasarán directamente a su destino final que es el lago de fuego. (Mt. 25:4,1 Ap. 20:10).
 
X. PECADO
Creemos que el pecado es el rechazo por parte del hombre de la voluntad de Dios, es vivir evadiendo a Dios por seguir la dirección egoísta como ser humano, es la disposición mental que lleva al pecador a hacer la propia voluntad en oposición a la de Dios. Este error del hombre en la búsqueda de Dios puede ser cualquier cosa mala (I Jn. 5:17 ), no obedecer a la voluntad de Dios (I Jn. 3:4), no hacer lo bueno (Stgo. 4:17), o no creer en Cristo (Jn. 16:8,9).
 
Creemos que el pecado tuvo su origen en lucifer, el cual por su orgullo quiso ser igual a Dios, moraba en la presencia de Dios (Is. 14:12-17) y él fue quien trajo el pecado al mundo, la caída (Gen. 3:1-7, Jn. 8:44, I Jn.3:8), la cual afectó al hombre dejándolo en un estado de pecado desprovisto de la santidad que la ley de Dios requiere (Gn. 2: 17; 3: 19, Ef. 2: 3, I Ti. 2: 14 ).
 
Creemos que la caída dejó al hombre en un estado de pecado, el pecado original, es decir la naturaleza pecaminosa (Ro. 5: 12), la cual hace que él practique el pecado personal el cual se manifiesta en: Mental, Verbal, y de Actitud (Ga. 5:19-21; Col. 3:5 7).
 
La Palabra de Dios presenta algunas palabras que denotan pecado:
1. Pecado. Que quiere decir errar al objetivo, es la acción del hombre que
no alcanza lo que Dios exige en su voluntad. (Ex. 9:27, Num. 6:11, Sal. 51: 2,4).
 
2. Transgresión. Violar la leyes morales de Dios, desobedecer (Dt. 9: 12, Sal. 51: 2,3, I Tim. 2:14 ).
 
3. Iniquidad. Sin rectitud, es el estado corrupto del hombre (Sal. 32: 5).
 
4. Falta. No hacer lo que se sabe hacer (Ga. 6:1, Stgo. 5:16).
 
5. Ignorancia o error. No saber lo que debe haber sabido. (Hb. 9:7).
 
XI. HOMBRE
Creemos que el hombre es un ser creado por Dios a su imagen y semejanza, en un estado de inocencia, rectitud y con libre albedrío (Gen. 1:27, Ec 7:29). Todo esto se perdió a causa de su desobediencia, la misma que le trajo como consecuencia la muerte, tanto física como espiritual, quedando el hombre desprovisto de la santidad que la justicia de Dios requiere, corrupto totalmente y sin mérito alguno para poder salvarse.
 
Creemos que el hombre esta constituído por tres elementos que son: espíritu, alma y cuerpo. (I Tes. 5: 23, Heb. 4:12).
 
Creemos que el hombre por medio de la fe en Jesucristo puede obtener la salvación y así servir, dar gloria y tener comunión con Dios.
 
XII. SALVACION
Creemos que la salvación es la acción de Dios para liberar al hombre de su pecado, ésta se efectúa mediante la obra de regeneración hecha por el Espíritu Santo, la salvación es por gracia mediante la fe en Jesucristo, las obras o méritos humanos no pueden conseguirla. (Jn. 3:17,18,36 Ef. 2: 8,9; Tit. 2:11, I Ped. 1:3-5, 18 )
 
Creemos en la perseverancia de los santos, es decir que la salvación no se pierde, ya que ella tiene como base fundamental la soberanía de Dios y no depende de la acción del hombre. (Jn. 5: 24; 10: 28, Rom. 8: 38, 39). Para que el hombre pueda obtener esta salvación, es necesario reconocer su condición pecadora (Ro. 3:23), arrepentirse de sus pecados (Hech. 2: 38; 3: 19), creer que Cristo murió por nosotros (Ro. 5:8), recibirle a Cristo como Señor y Salvador (Jn. 1:12) y Cristo da la salvación (Mt. 1:21, Tit. 3:5).
 
XIII. IGLESIA
Creemos que la Iglesia es la asamblea de creyentes redimidos por la sangre de Jesucristo quienes voluntariamente sirven a Dios (Rom. 12: 5, Ef. 5: 25, 26), figurativamente hablando es el cuerpo de Cristo de la cual El es su cabeza.
 
Creemos que la Biblia hace referencia a la iglesia en dos sentidos: La iglesia universal, la cual contiene a todos los creyentes del mundo (Mt. 16:18; Col 1: 18) y la iglesia local, la cual es el cuerpo tangible y visible en un determinado lugar.(I Co. 1: 2; II Co.1:1).
 
Creemos que la iglesia cumple su responsabilidad mediante la Exaltación, Edificación y Evangelización.
 
Creemos que la iglesia tiene dos ordenanzas:
 
Bautismo:
Creemos que el bautismo es un testimonio público que simboliza la muerte a nuestros pecados y la resurrección a la vida nueva. El bautismo no salva, es para los salvados, aquellos que dan clara evidencia de haberse convertido a Cristo. (Hech. 2:41; 8.12).
 
El propósito del bautismo es expresar externamente el cambio interno, este debe ser realizado por inmersión ya que la palabra griega baptizo quiere decir “Sumergir, inmergir o sambullir” ( Col. 2: 12).
 
Cena del Señor:
Creemos que la cena del Señor es un memorial de la muerte vicaria de nuestro Señor Jesucristo, hace recuerdo de su muerte por medio de dos elementos visibles, el pan y la copa (I Co. 11: 24.25).
 
Creemos que solo pueden participar de la Cena del Señor aquellos que son:
 
1. Creyentes verdaderos, es decir regenerados (Mt. 26:20-29, Jn. 13:26-30).
 
2. Creyentes bautizados (Hech. 2:41.42).
 
3. Ser miembro de una iglesia, si la ordenanza es de la iglesia, es obvio que se realice entre sus miembros.
 
El propósito de la Cena del Señor, es recordar la muerte de nuestro Señor Jesucristo y anticipar su inminente venida (I Co. 11:26).
 
Creemos además que quienes forman parte de la iglesia, deben representar de una manera fidedigna en sus vidas a la persona de nuestro Señor Jesucristo, esto por medio de una vida de santificación y de relación con los demás.
 
La santificación es la separación del pecado para dedicarse totalmente a Dios. (I Tes. 4:3; Heb.12:14), ella tiene las siguientes
 
Fases:
 
1. Santificación pocisional (II Co. 5: 17; Ga. 2: 20). que es la mortificación del viejo hombre, es el momento cuando una persona se convierte a Cristo, es decir el nacimiento a la vida divina (Ro. 6: 6, 8,11).
 
2. Santificación progresiva ( Ef. 4: 17; I Ped. 2:12), que es el reavivamiento del nuevo hombre es el proceso del ejercicio de la vida divina desde el nuevo nacimiento, hasta llegar al estado bendito y final del creyente (Fil. 2: 12; Pr. 4: 18).
 
3. Santificación final que es la glorificación (I Jn. 3:2), es el estado bendito del redimido (Ro. 8: 29; Fil. 3: 20, 21).
 
En la práctica cristiana con los demás el creyente debe tener un comportamiento irreprensible, sencillo y sin mancha en estas áreas (Fil. 2:15).
 
1. Ante Dios.
 
Orar 1Ts. 5:17; Stg. 5:16.
 
Leer la Biblia II Ti. 3: 15; Sal. 119: 11, 105.
 
Confesar sus pecados 1Jn. 1: 9
 
Diezmar y Ofrendar Mal. 3: 10; Nm. 18:21.26 1Co. 16:1.2; IICo 9:6.7.
 
2. Ante la iglesia:
 
Asistir regularmente al templo y sostener el culto a Dios He. 10:23-25; Hch. 2:44-47.
 
Tener compañerismo Hch. 4:32; Ef. 4:3.16.
 
Evitar la chismografía Fil. 2: 14; 1Ti. 5:19
 
Obediencia a sus líderes He. 13:17.
 
Cumplir con su ministerio 1Co. 9:16.
 
3. Ante el hogar:
 
Sometimiento entre esposos Ef. 5:21.
 
Sujeción de la esposa al esposo Col 3:18
 
Amor del esposo a la esposa Ef. 5:33; Col. 3:19.
 
Obediencia de los hijos a los padres Ef. 6:1.
 
Criar a los hijos en disciplina Ef. 6:1
 
Ante las autoridades civiles.
 
Respeto y honra 1Pe. 2:17
 
Sometimiento Rom. 13:1.6.
 
Pagar impuesto Rom. 13:6.7.
 
4. Ante el mundo:
 
No conformarme al mundo 1Jn. 2:15-17; 5:4,5.
 
Dar buen testimonio Col. 1: 10; Fil. 1: 27.
 
Predicarles la Palabra II Ti. 4: 2, 5.
 
 
XIV. LAS COSAS FUTURAS
Creemos en cuanto a los eventos futuros que el arrebatamiento es el evento profético mas inminente, este es el momento cuando Cristo viene a llevar a sus escogidos, es decir a la iglesia.(I Co. 15: 51,52; I Tes. 4:13-18; Tit. 2: 11-14).
 
Creemos que posterior a este evento vendrá el tribunal de Cristo, el cual es un período de siete años, en el cual todo creyente comparecerá ante nuestro Señor Jesucristo y su propósito es el juicio de las obras. (Rom.14:10; I Co. 3:13-15: II Co. 5:10).
 
Creemos que mientras se realice el tribunal de Cristo en el cielo, en la tierra se llevará a cabo la gran tribulación la cual son juicios sucesivos sobre los moradores de la tierra (Dan. 9: 24-27; Mt. 24.; Ap. 6:1-19: 21), donde Dios derramará su ira contra el pecado e Israel será purificado y todos los que moran en el mundo serán probados, la Biblia lo menciona como “tiempo de angustia para Jacob”. (Jer. 30:7). Este acontecimiento paralelo con el tribunal de Cristo, comienza en el rapto y termina en la segunda venida de Cristo.
 
Creemos que al concluir el período de la gran tribulación, será la segunda venida de Cristo que es la presencia de Cristo sobre la tierra de una manera corporal y visible, vendrá con la iglesia y reinará por 1.000 años. (Hech. 1:11; I Tes. 3:13).
 
Creemos que seguida a la segunda venida de Cristo se instaurará el milenio, el cual es un periodo de mil años, (1000) en el cual Cristo reinará sobre la tierra, con la iglesia y los redimidos que murieron en la tribulación, estos con cuerpos glorificados (I Jn. 3:2; Ap. 20:4). Mientras que los súbditos del reino no están con cuerpos glorificados (Zac. 8:5). En este período es que Satanás está atado (Ap.20:2).
 
Creemos que siguiendo al evento del milenio, vendrá el juicio del gran trono blanco, juicio en el cual los incrédulos estarán delante de Dios, los cuales serán juzgados conforme a sus obras y posteriormente lanzado al largo de fuego. (Ap. 20: 12
 
 
 
 
 
 
 
Creemos finalmente que después del gran trono blanco habrá un cielo nuevo y una tierra nueva, esto es el lugar preparado por Dios para los creyentes, (Jn.14:2), lugar bendito en el cual mora Dios y su pueblo (Ap.21:1-7).




Hoy habia 1 visitantes (33 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
KUSIY KAWSAY
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
CHINKAYMAN RIPUSHANKI, DIOSMAN KUTIRIPUY